jueves, 25 de septiembre de 2014

CAPUCHAS ROJAS DE MERENGUE


ERASE UNA VEZ .... 

asi comienzan todos los cuentos y así voy a comenzar este nuevo proyecto al que nos ha invitado +Patricia Blanco Budia de Patty`s Cake. La idea era ésta


El proyecto de Patricia se llama "Una galleta, un cuento" y se trata de recopilar toda la información necesaria, mediante post, para crear una fiesta temática con mesas dulcces, adornos, todo a juego y relacionado entre sí para facilitarle a los padres y a cualquiera que vaya a organizar una fiesta temática la labor y montar un macro post, a través del cual el visitante coja una amplia idea de como preparar su fiesta siempre tomando como inspiración los cuentos infantiles tradicionales.

El proyecto me gustó desde el principio. Yo tengo dos niñas pequeñas y para sus celebraciones siempre paso bastante tiempo en internet buscando ideas, por eso la idea de que todo estuviese recogido en un único sitio me pareció FANTÁSTICA.

El primer cuento que nos propone Patricia es CAPERUCITA ROJA.

Lo primero que pensé fue en todo lo que se podía poner en una mesa dulce y que es lo que más suelen comer los niños. Normalmente hay tarta, galletas, cupcakes, el kit de decoración ... ¿y a qué se dirigen tod@s l@s niñ@s? ¿qué es lo que más les gusta y lo que más les llama la atención? .....  las chuches. Asi que se me ocurrió preparar unas CHUCHES CASERAS, pero hechas de MERENGUE. A mis niñas les encantan ... y tienen exactamente la misma forma que la capucha roja de caperucita ... 




De ahí surge mi propuesta para este primer cuento (¿veis como se parecen?)




CAPUCHAS ROJAS DE MERENGUE

INGREDIENTES
- 100 grs de claras de huevo (las claras de 3 huevos grandes)
- una pizca de sal
- 100 grs de azúcar blanquilla
- 100 grs de azúcar glas tamizado
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- colorante alimentario rojo.

PREPARACIÓN:
1. Precalentar el horno a 80 grados. 
2. Forrar dos bandejas de horno con papel sulfurizado (papel especial para hornear)
3. En un cuenco poner las tres claras de huevo y una pizca de sal y comenzar a batir a velocidad alta.
4. A medida que las claras vayan espesando añadir el azúcar blanquilla poco a poco.
5. Dejar de batir cuando el merengue esté firme y brillante y haga picos.
6. Incorporar poco a poco el extracto de vainilla
7. A continuación utilizando una espátula de goma añadir el azúcar glas sobre la preparación de merengue y mezclar hasta que quede perfectamente integrada.
8. Añadir el colorante para obtener un tono rojo de nuestro gusto.
9. Colocar una boquilla en forma de estrella en una manga pastelera y formar pequeños montoncitos sobre las bandejas de horno.
10. Introducir los merengues en el horno durante 2 o 3 horas o hasta que queden completamente secos.

Si los guardais en un recipiente hermético se pueden conservar hasta 3 meses para irlos usando conforme los necesitéis o bien tenerlos preparados con tiempo para la fiesta.
SI QUEREIS VER LO QUE HAN HECHO MIS COMPIS DE RETO, PINCHAD AQUÍ


Para la mesa dulce ya solo hay que buscar unas copas u otro recipiente bonito donde colocar las capuchas de merengue para que llamen la atención de los niños .... unos lazos, pompones, flores, etc.


Espero que os sirva de inspiración esta propuesta ....



Y colorin colorado este primer cuento se ha acabado... y  SI QUEREIS VER LO QUE HAN HECHO MIS COMPIS DE RETO, PINCHAD AQUÍ.

Besos para tod@s


lunes, 8 de septiembre de 2014

BIZCOCHO DE ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA Y ALMENDRAS

Casi me pilla el toro. Mira que lo propuso con tiempo y que me apunté casi el mismo día, pero me he embobado y al final entre unas cosas y otras, casi me quedo sin tiempo para escribir la receta que nos propuso JAVI RECETAS a los miembros de su peña: EL MEJOR BIZCOCHO DEL MUNDO. El día 14 de septiembre termina el plazo y a la fecha que estamos todavía no la había incluido en el blog.

Tengo algunas recetas de bizcochos en el blog, pero ésta la probé hace poco y en casa gustó mucho. Así que me he decidido participar con ella en el reto. No se lo que le parecerá a Javi. Seguro que participarán otras mucho más sofisticada, pero ésta es muy sencilla de preparar.



¿Que hay más andaluz que el AOVE? El ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA, es el mejor de los aceites. Es el zumo de la aceituna y tiene unas características organolépticas impresionantes. Es beneficioso no solo por su carácter alimentario sino también porque tiene numerosas propiedades saludables: reduce el colesterol malo y aumenta el bueno; ayuda a prevenir la arteriosclerosis y la hipertensión arterial; protege el estómago de úlceras gástricas al reducir la acidez; previene el estreñimiento, etc, etc, etc. Y en la cocina puede utilizarse en crudo o en fritura.

Voy a dejarme de rollos y aquí va la receta.



BIZCOCHO DE AOVE Y ALMENDRAS
INGREDIENTES:
- 1 huevo
- 80 grs de azúcar
- 100 ml de AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)
- 270 grs de harina con levadura (yo he usado la harina para bizcochos de Mercadona).
- 113 ml de leche
- 1 cucharadita de ajonjoli
- 1 cuchadadita de matalauva
- la piel de un limón (solo la parte amarilla)
- almendras laminadas
- azúcar para espolvorear.



PREPARACIÓN:
1. Precalentar el horno a 180 grados.
2. Calentar el AOVE en una sarten y freir la piel del limón (una vez frita, la piel se tira).
3. Retirar el aceite del fuego, quitar la piel del limón y echar la matalauva. Dejar enfriar.
4. Aparte, en un cuenco batir el huevo, agregándole poco a poco el azúcar, el AOVE ya frío con la matalauva, la leche y la harina.
5. Verter la masa en un molde amplio previamente engrasado para que el bizcocho quede planito (yo utilicé uno rectangular grandecito y quedó con una altura de unos 2 o 3 cm). Se le ponen las almendras laminadas por encima, y se espolvorea con ajonjolí y el azúcar.
6. Hornear unos 15 o 20 minutos. Estará listo cuando la superficie haya cogido un color doradito. Y siempre queda el recurso de pincharlo con una aguja. Ya sabeis si sale seca está listo.



No es muy complicado de preparar y la matalauva y el ajonjolí unidos a las almendras le dan un sabor impresionante. 

Ni que decir tiene que es el MEJOR BIZCOCHO DEL MUNDO, al menos en mi casa ...