lunes, 1 de mayo de 2017

PREPARA PAN EN CASA CON THERMOMIX

Llevaba una temporada queriendo preparar pan en casa, porque los panes caseros que he estado viendo por el universo web tenían una pinta impresionante. Me imaginaba el olorcito a pan recién hecho que recorrería mi casa mientras lo horneaba ... ese olor me encanta.

Estuve buscando una receta sencillita que pudiera compartir para que los que estuviérais dudando como yo, entre prepararlo o no, os animárais a hacerlo después de ver mi experiencia. 

Por eso me decidí por ésta, que se prepara con la ayuda inestimable de "mi querida" THERMOMIX, y en la que no hay que pringarse mucho las manos ... bueno, un poquito sí ... al final del todo ... cuando tengáis que sacar la masa del vaso.


El resultado es fantástico y ha encantado en casa, así que repetiremos la experiencia en otra ocasión.


INGREDIENTES:
Para un pan de 1 Kg
- 350 grs de agua
- 2 cucharaditas de sal
- 1/2 cucharadita de azúcar
- 50 grs de levadura fresca o 7 grs (un sobre) de levadura seca
- 600 grs de harina de fuerza
- ajonjolí o sésamo

PREPARACIÓN: 
1. Pesar la harina y resérvala.
2. Verter en el vaso el agua, la sal y el azúcar y programar 2 minutos a 37 grados a velocidad 2.
3. Agregar la levadura y mezclar unos segundos.
4. Incorporar la harina y programas 15 a 30 segundos en velocidad 6.
5. A continuación, amasar en velocidad Espiga durante 3 minutos.
6. Retirar la masa del vaso con las manos untadas de aceite.
7. Dar forma al pan, espolvorear con el ajonjolí o sésamo y dejar que repose hasta que doble su volúmen.




8. Precalentar el horno a 225 grados.
9. Hornear el pan durante 25 o 30 minutos. Si el pan se tuesta demasiado, bajar la temperatura a 200 grados.


Con las cantidades que os doy en los ingredientes podéis preparar un pan de 1 kg o dos de medio kilo como he hecho yo. 

Si no necesitáis tanta cantidad de pan podéis utilizar la mitad de los ingredientes y hornearéis un pan de 500 grs.


Como podéis ver en las fotos este pan tiene poca corteza y la miga es blanca, blanda y muy esponjosa. Y está tan rico que si queréis preparar tostadas para el desayuno lo mejor que podéis hacer es cortarlo en rebanadas, cuando se haya enfriado, con un buen cuchillo de sierra. Una vez cortado, congélalas y por la mañana sácalas directamente del congelador y al tostador. 

¡Nos vemos pronto! 

Blanca