miércoles, 15 de noviembre de 2017

BUNDT CAKE DE REMOLACHA Y CHOCOLATE NEGRO

Hoy es 15 de Noviembre y celebramos, como todos los años, desde 1966, el Día Nacional del Bundt Cake. Bueno, lo de celebramos es un decir, porque en realidad donde lo celebran es en Estados Unidos. Allí son muy aficionados a celebrar los "días nacionales" de algo, pero nos los han exportado y ya los celebramos aquí como si fuésemos estadounidenses de pro. 

Así que millones de personas en todo el mundo sacaremos nuestros preciosos moldes +Nordic Ware España  y prepararemos un riquísimo bizcocho.

Yo también me he sumado a tan magna celebración y he preparado un riquísimo BUNDT CAKE DE REMOLACHA Y CHOCOLATE NEGRO. Delicioso, superesponjoso y muy jugoso gracias a la remolacha, que no detectaréis ni aunque os digan que es uno de sus ingredientes.


La idea original que yo tenía era ponerle un glaseado de chocolate por encima, pero quedó tan perfecto y tan bonito cuando lo desmoldé, que preferí no añadirle nada que pudiera ocultar lo bien que había quedado.



INGREDIENTES:
- 350 grs de harina con levadura o harina bizcochona
- 2 cucharadas de cacao en polvo de Chocolate Valor
- 2 cucharaditas de levadura tipo Royal
- 150 grs de chocolate negro 70% de Chocolate Valor
- 150 grs de mantequilla sin sal
- 350 grs de azúcar moreno
- 4 huevos tamaño grande
- 350 grs de remolacha cocida rallada o en un puré grueso


PREPARACIÓN:
1. Precalienta el horno a 180 grados y engrasa bien tu molde bundt con mantequilla o spray desmoldante.

Yo suelo derretir la mantequilla en el microondas y con un pincel de silicona la unto muy bien por todos los recovecos para que no quede ningún huequecito, así evito que la masa se me pueda pegar.

2. Tamiza la harina, el cacao en polvo y la levadura.
3. Trocea el chocolate negro y ponerlo en un cuenco al baño María para que se vaya derritiendo poco a poco.
4. Corta la mantequilla en daditos y añádela al chocolate caliente. Cuando se haya derretido la mantequilla incorpora el azúcar moreno. Remueve bien hasta que queden integrados todos los ingredientes. 
5. Vierte el chocolate en un cuenco grande y déjalo enfriar un poco. Éste es el momento en el que comenzarás a añadir los huevos uno a uno. No añadas el siguiente huevo hasta que el primero no esté perfectamente integrado en la masa. 
6. Añade la harina y remueve hasta formar una masa homogénea. En este punto notarás que la masa queda muy espesa. No te preocupes porque al añadir el puré de remolacha cogerá la textura adecuada.
7. Añade la remolacha en puré y continúa removiendoPoner el cuenco sobre la encimera y dejar enfriar un poco e incorpora los huevos 1 a 1 seguidos de la harina y la remolacha.
8. Vierte la masa en el molde siempre por el mismo lado y deja que ella sola vaya ocupando todas las partes del moldes.
9. Coloca un trapo sobre tu encimera y golpea un par de veces el molde para eliminar las burbujas de aire que pudiera tener la masa.
10.  Hornea tu bundt durante 50 minutos a 180 grados. 


Una vez horneado y comprobado que está perfectamente hecho sácalo del horno, déjalo enfriar durante 10 minutos exactamente sobre una rejilla y a continuación desmóldalo. Te quedará PERFECTO.

Si preparas esta receta mándame la foto, me encantará verla y publicarla.



¡Nos vemos pronto! 

Blanca

viernes, 10 de noviembre de 2017

MERMELADA DE CAQUI PERSIMÓN Y JENGIBRE

Con el CAQUI o KAKI he tenido una relación amor-odio que ha finalizado en amor. La verdad hasta que apareció la variedad Persimón era una fruta que no me gustaba mucho, pero ahora me encanta. 

El caqui es originario de China y Japón y en otros paises se le conoce también con el nombre de PALO SANTO. El persimón es la variedad dura del caqui, se puede cortar y pelar como una manzana ya diferencia del Kaki Classic que se recolecta maduro y blando y se come con cucharilla. El caqui persimón se recolecta semimaduro y antes de comercializarlo se somete a un tratamiento de desastringentado ya que esta variedad de caqui antes de alcanzar el punto de madurez es muy astringente y no sería apta para el consumo.

Es una fruta que se puede comer sola o utilizarla para preparar un montón de recetas y es una fruta típica de los meses de otoño, así que seguro que ya la estáis viendo en las fruterías y en los mercados. 

Lo más importante es que es una fruta supersaludable puesto que contiene un 80 % de agua, favorece la absorción de hierro, mejora los casos de hipertensión y además de aumenta las defensas del organismo.

Así que todo el mundo a consumir Caquis. Además es una fruta con Denominación de Origen propia: Kaki de la Ribera del Júcar desde 1998, lo que garantiza su origen y su calidad.

En casa lo solemos comer sola como postre o como tentempie a media mañana, pero en esta ocasión se me ha ocurrido preparar esta MERMELADA DE CAQUI PERSIMÓN Y JENGIBRE.


Lo de preparar mermelada casera es una de mis últimas aficiones. Son muy fáciles de hacer y permite experimentar con una gran variedad de sabores, además de ser mucho más saludables porque  utilizo una mayor cantidad de fruta,  menos cantidad de azúcar, y no lleva aditivos ni conservantes ni colorantes.

Y si tienes la maravillosa Thermomix ahorrarás mucho trabajo y tiempo porque te evitarás estar removiendo continuamente la mermelada al fuego, aunque si no la tienes no hay inconveniente alguno en prepararla de la manera tradicional.


INGREDIENTES:
- 700 grs de caquí persimon (sin pelar, cortados a trozos y sin la parte dura del centro)
- 350 grs de azúcar
- 1 limón (bien pelado y sin pepitas)
- 1 cucharada de jengibre en polvo o rallado

PREPARACIÓN:
1. Vierte todos los ingredientes en el vaso de la Thermomix y programa 15 segundos a velocidad 6-7 para que quede todo bien triturado.
2. Programa 30-40 minutos, temperatura Varoma y velocidad 1.
3. Una vez lista viértela en tarros de cristal y envásala al vacío.



La TÉCNICA PARA ENVASAR AL VACIO tampoco tiene ningún misterio:

a) Lo primero que hay que hacer es esterilizar los tarros de cristal (que sean tarros con tapadera de rosca) que vayas a utilizar junto con sus tapaderas. Para ello solo tienes que poner agua a hervir en una olla bastante profunda e introducir en ella los tarros y dejarlos hervir durante unos 10 minutos. Para evitar que los tarros puedan romperse pon un paño en el fondo de la olla.

b) Una vez esterilizados, rellénalos con la mermelada y ciérralos bien.

c) Mete los tarros bien cerrados en una olla y cúbrelos con agua. Los tarros deben quedar complétamente sumergidos en el agua. Ponlos a hervir unos 20 minutos.

Para saber si el vacío está hecho, intenta hundir el centro de la tapadera, si no cede estarán perfectas tus mermeladas.



Esta receta "Participa en el Reto Dis-Fruta de Nunca es demasiado dulce"


Si la preparas mándame la foto, me encantará verla.

¡Nos vemos pronto! 

Blanca

lunes, 6 de noviembre de 2017

BLONDIE DE GUINDAS #SINGLUTEN #SINLACTOSA

Para los que todavía no estáis al día, un BLONDIE es como un brownie rubio, una versión diferente del archiconocido bizcocho de chocolate y nueces. Es una mezcla entre brownie y cookies con una textura blandita pero no por ello menos consistente. 

Yo tampoco tenía ni idea de lo que era hasta hace unos meses, que me decidí a investigar después de ver una receta de este dulce y preguntarme por qué se llamaba así.

Esta ha sido la receta que ha elegido +Noemi TodoCooking para #JaquealaReina

Volvemos a reunirnos, Patricia (nuestra reina madre), Rocio, Noemi y yo para preparar la misma receta elegida de uno de nuestros libros de recetas favoritos. 

El libro elegido por Noemí ha sido Postres Saludables de Auxy Ordoñez de Libros Cúpula y la receta Blondie de Cerezas Choco-Chip. Un libro en el que se recogen recetas con ingredientes saludables y sin azúcar.

Yo la he tuneado un poco y he introducido unas cuantas variaciones: nada de chocolate, la harina que utilizo NO TIENE GLUTEN, he eliminado el aceite de coco, he añadido azúcar moreno y sirope de ágave y las cerezas son confitadas. ¡Vamos!¡nada que ver!


INGREDIENTES:
- 2 huevos
- 1 cucharadita de vainilla
- 2 cucharaditas de azúcar moreno
- 50 grs de harina sin gluten
- 40 grs de almendras molidas
- 1 1/2 cucharaditas de sirope de ágave
- 1 cucharadita de levadura tipo Royal
- 1 tarrito de cerezas confitadas
- azúcar glass para espolvorear 


PREPARACIÓN:
1. Enciende el horno y precalienta a 180 grados.
2. En un bol mezcla los huevos, la vainilla y el sirope de ágave.

   
                                                                         
3. En otro recipiente mezcla la harina, levadura y azúcar moreno. Tamiza esta mezcla sobre la anterior.

     

     

4. Por último añade las almendras molidas y bátelo bien hasta que todos los ingredientes estén perfectamente integrados.


5. Vierte la masa en un molde que no sea muy grande y coloca por encima las cerezas confitadas partidas por la mitad. Yo utilicé seis cerezas.



6. Hornea el blondie durante 12 o 15 minutos.


No te excedas en el tiempo de horneado porque el blondie te quedará duro.

Una vez horneado y frío lo espolvoreas con azúcar glass y ya lo tienes listo para disfrutar de él.


Si la preparas mándame la foto, me encantará verla.

Yo estoy deseando ver los blondies que han cocinado mis amigas. A ver, a ver ...

¡Nos vemos pronto! 

Blanca

lunes, 30 de octubre de 2017

BIZCOCHO DE CHOCOLATE BLANCO

La receta que os traigo hoy, no la he preparado yo, la ha preparado mi hija Blanca. Tiene 8 años y le encanta meterse en la cocina conmigo cuando preparo alguna cosa. Mejor dicho, me "acosa" para que la deje que me ayude: a cortar, a batir, a remover, etc. Ella dice que ya es mayor y que puede hacer muchas cosas sola en la cocina.

De hecho, ni siquiera he buscado yo la receta. Ella se fue a la librería donde están mis libros de cocina, cogió uno de ellos (todavía no se cual), una libretita que se ha preparado para anotar las recetas que quiere hacer y después de copiarla, me preparó una lista con los ingredientes que teníamos que ver si estaban en casa o hacía falta comprarlos.

A lo único que yo la ayudé fue a encender la vitrocerámica, calentar los ingredientes que había que derretir al fuego y a meter el molde con el bizcocho en el horno caliente . Todavía me da miedo que se pueda quemar por no llegar bien a la encimera. 

La verdad ha tenido una mano increíble para elegir este BIZCOCHO DE CHOCOLATE BLANCO, porque quedó superjugoso y riquísimo. 

Y como quería que publicara la receta en el blog, aquí te la dejo para que la preparen los peques de la casa u os ayuden a hacerla. 


INGREDIENTES:
- 125 grs de mantequilla cortada en daditos
- 75 grs de chocolate blanco troceado
- 220 grs de azúcar
- 125 grs de leche
- 113 grs de harina
- 38 grs de harina con levadura
- 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
- 1 huevo ligeramente batido

Glaseado de Chocolate Blanco
- 50 ml de nata líquida
- 75 grs de chocolate blanco


PREPARACIÓN:
1. Precalentar el horno a 160 grados.
2. Mezclar la mantequilla, el chocolate blanco, el azúcar y la leche en un cazo y remover a fuego lento con una cuchara de madera sin que llegue a hervir, hasta que la mezcla quede lisa. Víértela en un cuenco grande y deja que se enfríe durante 15 minutos.
3. Incorpora las harinas tamizadas, batiendo con las varillas, luego añade la esencia de vainilla y el huevo y vierte la masa en un molde previamente engrasado.





4. Hornea el bizcocho durante 60 minutos aproximadamente.
5. Una vez enfriado pon el bizcocho de una fuente y cúbrelo con el glaseado de chocolate blanco.


6. Para preparar el glaseado pon a calentar la nata líquida sin dejar que rompa a hervir, retírala del fuego y añade el chocolate blanco. Remueve bien hasta que se derrita por completo y quede perfectamente integrado.

7. Vierte el glaseado sobre el bizcocho cuando se haya enfriado y decóralo como más te guste. 

Mi hija aprovechó que teníamos un resto de avellanas tostadas y se las puso por encima. 


¡Mira la miga tan esponjosa con la que quedó el bizcocho!

Una receta fantástica, no dejes de probarla. 

Y si la preparas mándame la foto, me encantará verla.

¡Nos vemos pronto! 

Blanca

domingo, 22 de octubre de 2017

EL CUENTO DE APRENDER A COMPARTIR

Mis hijas y yo volvemos de nuevo para recomendaros un nuevo libro, para que los peques de la casa continúen aficionándose a la lectura.

Hoy nos paseamos por la colección "Los cuentos de Marcos y María" y nos llevamos a nuestro rincón de la lectura "EL CUENTO DE APRENDER A COMPARTIR".


Su autora es Mireia Canals. Las ilustraciones son de Mar Cerdá y está publicado por Editorial Miguel A. Salvatella, S.A.. 

Es el noveno título de una colección de cuentos educativos para enseñar hábitos, conductas y valores a los niños.   

Está recomendado para  niños entre 3 y 7 años, y, a la vez, está pensado para que los papás podamos ayudarlos a fomentar su socialización y a que adquieran hábitos que faciliten su autonomía.

Es un libro para aprender y jugar con él, ya que la edad infantil es decisiva para el desarrollo del niño como persona.

Con este libro, y a través de un cuento sobre un león sin melena, los peques aprenderán la importancia de compartir con los demás las cosas aunque sean suyas

".... Marcos, cuando vio que María le toqueteaba la bolsa, le dijo: -¡No!¡Es mía!
María se quedó parada y un poco triste
Entonces Marcos se marchó corriendo a buscar a su padre para explicárselo:
-Papá, ¡María quiere quitarme mis caramelos! ...."

 -¡NO!¡ES MÍO! es una de las primeras frases que aprenden a decir los niños, sobre todo cuando otro niño quiere coger algún juguete, alguna chuche o algún regalo que les han comprado a ellos. 

Somos seres sociales, por eso debemos aprender a compartir desde que somos niños


Los padres tenemos que inculcar esta actitud en nuestros hijos para que la adopten cuando se relacionen con otros niños, en el cole, con sus hermanos o sus amigos. Con ello conseguiremos evitar que se conviertan en niños egoístas y que tengan conflictos o discusiones con otros niños.

".... Marcos miraba atentamente a su padre, muy serio y sin decir nada.
Por fin le dijo:
- Los leones se dan cosas, ¿verdad, papá?
- Si, claro - le dijo su padre ...."

El libro está dividido en seis partes bien diferenciadas:

1) La historia de Marcos y María, dos hermanos de 3 años y año y medio respectivamente cuyas andanzas dan lugar al cuento del que se extrae la moraleja. 


2) El cuento que permite a los niños aprender y educarse.

3) Tres actividades para que los peques desarrollen su imaginación y elaboren nuevas historias partiendo de la que han leído.


4) Una canción 


5) Una guía para ayudarnos a los padres o, en su caso, a los maestros a sacar el máximo rendimiento del libro: cómo leerlo, qué actividades hacer, etc.

6) Actividades en inglés para fomentar el vocabulario de los niños en este idioma.


Además en la web www.salvatella.com tienes también un montón de recursos y contenido multimedia que harán la lectura mucho más divertida para los niños: encontrarás la canción, una manualidad, dos animaciones del cuento con letras diferentes y una guía imprimible EN LA ESCUELA.

Toda la familia nos hemos divertido muchísimo leyendo este libro. ¡Nos ha encantado!

¡Nos vemos pronto!

"Cuánto más cosas lees, más cosas sabrás. 
Cuantas más cosas aprendas a más lugares viajarás"
Dr. Seuss


Y, ¡Seguid leyendo!
Blanca

viernes, 20 de octubre de 2017

TARTA DE QUESO JAPONESA (Soft Cotton Cake)

En casa nos gustan mucho las tartas de queso. Es uno de nuestros postres favoritos porque nos encanta el queso: fresco, semicurado, curado, viejo. El queso es nuestra debilidad: en la comida, en la merienda, en la cena, en los desayunos ... 

Llevaba tiempo queriendo hacer una tarta de queso japonesa. Por todas partes leía lo rica que estaba, y lo suave y esponjosa que quedaba. Tengo todavía pendiente probar la Tarta Japonesa que sólo lleva 3 ingredientes, pero para estrenarme me he decidido por éste SOFT COTTON CAKE. La receta es de +Azúcar con Amor: Repostería Creativa. La suya quedó mucho más alta, pero lo mismo yo he utilizado un molde más grande. Pincha AQUÍ para encontrar la receta original. 

Después de probarla os puedo confirmar que es cierto que queda muy esponjosa, su sabor es muy suave y tiene la textura más de un bizcocho que de la tarta de queso clásica española.


INGREDIENTES:
- 140 grs de azúcar
- 250 grs de queso crema tipo Philadelphia
- 60 grs de maizena
- 60 grs de harina de trigo
- pizca de sal
- 100 ml de leche
- 50 grs de mantequilla a temperatura ambiente
- 1 cucharada de zumo de limón
- 6 huevos tamaño grande
- 1 sobre de gasificante de reposteria (el sobre morado del paquete de Mercadona)


PREPARACIÓN:
1. Precalienta el horno a 160 grados.
2. Separa las claras de las yemas.
3. Tamiza las dos harinas mezcladas.
4. Pon en un cuenco el queso crema, la mantequilla ablandada y la leche y mézclalo bien hasta que quede perfectamente integrado.
5. Añade las 6 yemas, las harinas tamizadas, la cucharada de zumo de limón y la pizca de sal. Mézclalo bien y resérva esta masa.
6. En otro cuenco monta las claras con el gasificante y mientras bates ve añadiendo el azúcar poco a poco hasta que llegue al punto de merengue (para comprobarlo pon el cuenco boca abajo y si se queda el merengue en el cuenco estará listo).
7. Añade el merengue a la otra mezcla poco a poco y con movimientos envolventes hasta que quede perfectamente una mezcla homogénea.
8. Vierte la masa en un molde previamente engrasado y hornéala durante 55 minutos al baño María a 160 grados.


Para comprobar si está lista, pínchala con una brocheta y si te sale limpia, está lista.

Una vez esté fría, puedes servirla tal cual o con mermelada, nata montada, natillas, coulis, etc.

Yo la he pintado débilmente con un poco de mermelada para darle un poco de brillo y nada más.


Otra de las ventajas de esta tarta es que la PUEDES CONGELAR. Pártela en trocitos y guárdala en un recipiente hermético para tomarla en otra ocasión. 

Si la pruebas y quieres mandarme tu foto me encantará publicarla.

¡Nos vemos pronto! 

Blanca

lunes, 9 de octubre de 2017

TARTA ESPECIADA DE PERAS

Estamos en Otoño, aunque por el calor que hace en la calle nadie lo diría. No obstantes, en nuestros mercados ya se pueden encontrar las frutas típicas de la temporada: manzanas, caquis, peras, naranjas...

Llevaba tiempo queriendo preparar una tarta utilizando peras. Me encantan las tartas de manzana, es una de mis tartas favoritas y quería comprobar como quedaría si en lugar de manzanas utilizaba peras. Pero no quería preparar la típica tarta con hojaldre y crema, ni un bizcocho clásico al que le añadiera un par de peras troceadas.

Por eso me hice un viajecito por la red buscando alguna tarta que me entrase por el ojo y que me apeteciera preparar. Así encontré una tarta en el blog +Cuuking y me la llevé a mi libro de recetas. Aunque yo he cambiado las manzanas por las peras. Si quieres conocer la receta original pincha AQUÍ. Es una receta fantástica.


INGREDIENTES:
- 750 grs de peras
- 125 grs de azúcar moreno
- 125 grs de harina
- 125 grs de mantequilla ablandada
- 125 ml de leche
- 3 huevos tamaño M
- 1 cucharadita de levadura tipo Royal
- 1/2 cucharadita de canela
- 1 cucharadita de jenjibre
- 1 cucharadita de anís en grano

Para la decoración:
- 2 peras
- azúcar glass


PREPARACIÓN:
1. Precalienta el horno a 170 grados.
2. Pela y corta las peras a trocitos.
2. Pon en un vaso de batidora las peras, la mantequilla, la mantequilla, el azúcar moreno y las especies y tritúralas muy bien.
3. Pasa la crema a un bol y añade la harina y la levadura tamizadas.
4. Añade los huevos uno a uno. No añadas el siguiente hasta que el anterior no esté bien integrado.
5. Engrasa un molde de tarta de unos 24 cm y vierte la masa.
6. Para la decoración, puedes cortar las peras en láminas y colocarlas alrededor de la tarta como si fuera una tarta de manzana tradicional.

La decoración que yo he puesto es muy fácil de hacer:
     1. Pela las 2 peras.
     2. Pártelas por la mitad y quítale las pepitas.
     3. Pon las mitades boca abajo y córtalas en láminas pero sin separar las láminas.
     4. Con la palma de la mano aplasta un poco la láminas para que se coloquen estiraditas.
     5. Con una paleta recógelas y ponlas sobre la tarta de modo parecido a una flor.

7. Hornea la tarta a 170 grados durante 90 minutos.
8. Déjala enfriar y sácala del molde.
9. Por último, espolvorea la superficie con azúcar glass.




El resultado ha sido sensacional. Su textura es muy suave, muy parecida a un pudding y el sabor es algo intermedio entre las galletas de jengibre que se preparan en Navidad y las clásicas tortas de Inés Rosales. Además para prepararla puedes utilizar la variedad de peras que quieras o puedes mezclarlas.



Si la pruebas y quieres mandarme tu foto me encantará publicarla.
¡Nos vemos pronto! 

Blanca

jueves, 5 de octubre de 2017

CREMA DE CACAO PURO CON AVELLANAS

Ésta es una de esas recetas que repetirás varias veces cuando la pruebes después de prepararla por primera vez.

¿A quien no le gusta la crema de cacao con avellanas? ¿Recordáis el anuncio de televisión que decía: "leche, cacao, avellanas y azúcar ....? En casa siempre hemos tenido y reconozco que está buenísima y que tengo que resistirme para no comprarla, pero desde que descubrí que están hechas con "aceite de palma" las he eliminado de mi lista de la compra.

Por eso, porque a mis hijas les encanta untar el pan, las galletas, los sobaos e incluso comérsela a cucharadas y con los dedos, me animé a participar en el reto que nos propone Macarena del blog COCINANDO SABORES en Instagram de preparar una CREMA DE CACAO CON AVELLANAS.

Así que aquí os dejo mi receta, sin gluten, y sin aceite de palma y utilizando a mi mejor aliada en la cocina, mi Thermomix 3 1  #estosieslacremdelacrem.


INGREDIENTES:
- 100 grs de avellanas tostadas
- 50 grs de aceite de girasol
- 30 grs de cacao en polvo desengrasado VALOR
- 40 grs de azúcar moreno
- 100 ml de leche
- 1 cucharadita de esencia de vainilla


PREPARACIÓN:
1. Pon en el vaso de la Thermomix las avellanas y tritúralas a velocidad 7 a 10.
2. A continuación echa el aceite, el cacao, el azúcar moreno, la leche y la esencia de vainilla y vuelve a batir todo hasta que todos los ingredientes estén perfectamente integrados.
3. Programa 7 minutos, 50 grados a velocidad 4.
4. Viértela en un tarro de cristal y déjala reposar en la nevera durante, al menos, 2 horas.


Y ya la tienes lista para untarla sobre el pan o usarla en cualquiera de tus postres.


Cuando la pruebes notarás los granitos de avellanas. Si la quieres más fina, solo tienes que tamizar la avellana antes de continuar con los demás pasos de la receta.

Y si no quieres hacerla con cacao puro, puedes utilizar cualquier otro tipo de chocolate (con leche, blanco ...).

¿Te animas a prepararla?

¡Nos vemos pronto! 

Blanca