miércoles, 9 de agosto de 2017

FLAN DE PLÁTANO Y ALMENDRAS SIN GLUTEN Y SIN LACTOSA

En casa nos gustan mucho los plátanos. Los consumimos durante todo el año. A mí me gustan más bien enteros y a mi marido y mis hijas un poco maduros, pero mis hijas ya no quieren comérselos en cuanto ven que la piel está oscura. y tengo que reconocer que a mi tampoco me hacen mucha gracia cuando ya están maduros.

Los plátanos son muy recomendables en la dieta de los niños por su alto contenido en potasio ya que son fuente de energía y favorece el aprendizaje.

Por eso tengo que buscar soluciones imaginativas para que se los coman cuando no quieren hacerlo.. Y este flan es una de ellas.

Una receta muy fácil que te sacará de más de un apuro.


Lo mejor, no lleva leche con lo cual es ideal para todos los que sois ALÉRGICOS A LA LACTOSA y como los ingredientes NO CONTIENEN GLÚTEN también es apto para celíacos. 


INGREDIENTES:
- 2 plátanos maduros
- 4 huevos
- 250 ml de leche de almendra*
- 2 cucharadas de sirope de ágabe
- caramelo líquido de azúcar moreno**


* La leche de almendra la puedes comprar ya preparada o hacer tú en casa. Yo la he preparado utilizando un vaso de agua y dos cucharadas de Crema Ecológica de Almendra AMANDIN. 

** El caramelo líquido también puedes tener hecho o prepararlo en casa. Yo lo he preparado con azúcar moreno y un poco de agua.

Con la cantidad que sale puedes rellenar 6 flaneras individuales. Si necesitas más cantidad sólo tienes que duplicar las cantidades. 

PREPARACIÓN:
1. Pela los plátanos y ásalos en el horno durante 25 minutos a 180 grados. Deja que se enfríen. Una vez que estén fríos los machacas con un tenedor.
2. En un bol bate los huevos, con la leche de almendra, el jarábe de ágabe y los plátanos machacados.
3. Cubre el fondo de las flaneras o de un molde grande con caramelo líquido.
4. Precalentar el horno a 180 grados.
5. Hornea los flanes al Baño María durante 40 minutos. 


Este tiempo de horneado es para 6 flanes individuales. Si utilizas un molde grande puede que necesites más tiempo para que cuaje perfectamente. 

Una vez enfriados solo tienes que sacarlos del molde y acompañarlos con nata, fruta, helado ... 


¡Nos vemos pronto!
Blanca 

lunes, 7 de agosto de 2017

Hoy leemos: Pequeña y Grande AGATHA CHRISTIE

¡Nos embarcamos en una nueva aventura en el blog! 

Mi familia y yo nos hemos convertido en parte de la gran familia de Boolino&Friends, así que, a partir de ahora y regularmente iré compartiendo con vosotros los libros que vayamos leyendo en casa, en familia y que más nos gusten.

La lectura es fundamental para el desarrollo educativo y personal de los niños y el verano es un período increíble para que se aficionen a la lectura los niños que no se habían iniciado en ella, aún, o para afianzarla aquellos que ya venían disfrutando de ella. En vacaciones tienen mucho tiempo libre y la mejor manera para conseguir que no estén mano sobre mano todo el día y sin saber que hacer, es que lean todos los días un ratito.

La lectura mejora el desarrollo lingüístico e intelectual de los niños y los ayuda a desarrollar su imaginación: su vocabulario se amplia, aprenden sintaxis y ortografía, entran en mundos diferentes a los suyos, se divierten, aprenden a pensar ..

En casa mis hijas forman parte de los dos grupos: Blanca, la mayor ya lee y lo hace muy bien y le encanta descubrir historias nuevas; Sofía la peque acaba de empezar y disfruta enseñándonos lo bien que lo hace.

Para comenzar esta nueva etapa, hemos elegido la biografía de una de mis autoras favoritas AGATHA CHRISTIE (La escritora inglesa más leída de todos los tiempos). En casa teníamos sus Obras Completas, y me las leí si no todas, la gran mayoría. Me encantaban sus historias de misterio y sus personajes ... y siempre me sorprendía, porque nunca conseguía descubrir al culpable hasta que no terminaba el libro.

El libro que leemos hoy se llama PEQUEÑA & GRANDE AGATHA CHRISTIE


Su autora es Mª Isabel Sánchez Vergara. Las ilustraciones son de Elisa Munsó y está publicado por ALBA EDITORIAL, S.L.U. en 2016. 

Está recomendado para que lo lean niños entre 5 y 9 años.

Es el quinto título de una colección de cuentos, hechos para que los más pequeños descubran quienes eran y qué lograron las mas grandes mujeres de la historia contemporánea.

"Mujeres únicas y maravillosas de las que aprender y con las que identificarse"

A priori pudiera parecer que la biografía de un adulto puede ser un tema muy árido para un niño, pero no es así. Los niños para desarrollarse necesitan descubrir a las personas que nos han precedido y conocer sus logros, avances y descubrimientos y el legado que nos han dejado.

En el libro se nos cuenta la vida de esta prolífica escritora desde que era una niña, de una manera amena y divertida, utilizando una rima muy entretenida que encandiló a mi hija Blanca desde que la descubrió al leer el libro por segunda vez. ¡Le encantó!. Tanto que creo que ya lo hemos leído cinco o seis veces.


Pero no solo se nos cuenta su vida, sino también acerca a los más peques a su literatura, a las novelas de misterios y a los personajes más conocidos de Agatha Christie, como la Srta. Marpel o el sagaz detective belga Hercules Poirot.


" ... Con todo lo aprendido se puso a escribir relatos.
Empezaban siempre con un extraño asesinato...."


Y si os gustan los libros ilustrados, no podéis perderos éste. Las ilustraciones son características de Elisa Munsó. Dibujos en blanco y negro muy realistas con una nota de color.


Lo mejor de leer este libro ha sido que mi hija Blanca ya ha preguntado si tenemos en casa libros de Agatha Christie para que ella los pueda leer.... Por supuesto que sí ..... esperándola están.


¡Nos vemos pronto!

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”  
Miguel de Cervantes

¡Seguid leyendo!
Blanca 

domingo, 30 de julio de 2017

Destino: LA BRIZNA. ¡No te lo puedes perder!

Este verano hemos comenzado nuestras vacaciones en familia de una manera especial. Hacía unos meses que Mariví Ortega nos había invitado a conocer La Brizna, en Cañamero (Cáceres) y por unas cosas o por otras no habíamos tenido ocasión de aceptar su invitación. Y después de haberlo hecho nos hemos ido encantados con un poco de tristeza por no podernos quedar más tiempo. Hemos estado como en casa y mis hijas quieren volver porque dicen que es el sitio que más les he gustado de todos en los que han estado este verano.


La Brizna, fue el sueño que hicieron realidad Nieves Delgado y su familia y que se concreta en siete casitas de madera (violeta, blanca, amarilla, roja, azúl, verde y naranja) rodeadas de naturaleza, de vistas, de silencio, de relax, en el interior del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara.


Es un destino ideal para los amantes de la naturaleza, de la tranquilidad, del senderismo, de los animales: en los montes habitan jabalíes, corzos, buitres leonados, águilas reales .... Los niños pueden correr, pasear por el campo, descubrir animales, coger almendras, ciruelas, y si vais en verano bañarse en la piscina. Se puede visitar hasta una mina, la Mina Costanaza.




Desde Sevilla se tardan casi 4 horas en llegar por la Vía de la Plata hasta Cañamero en Cáceres (otro día contaré como viajar con niños pequeños y no morir en el intento).

La Brizna está a unos 13 Km de Guadalupe, así que desde otros puntos de España solo tenéis que tomar esa dirección.   Una vez en Cañamero hay que coger una calle estrecha que queda a mano izquierda y está señalizada, junto al desvío que va hacia Berzocana, justo enfrente de una fuente o pilón decorado con flores. Nosotros lo encontramos solos, pero en Cañamero nos comentaron que normalmente los huéspedes llaman por teléfono a La Brizna y ellos acuden a buscarlos.  

Cuando llegamos nos encontramos con una gran sorpresa. Nos habían alojado en la Cabaña Roja. Llegamos con el coche hasta la misma puerta y la llave la encontramos, como en las películas, debajo de una pesada piedra.


Cuando entramos en la cabaña todo fue sorpresa. No esperábamos que una casita de madera estuviese decorada con tan buen gusto. Las niñas alucinaron, no hacían más que correr de un lado a otro, llamando mi atención y la de su padre: ¡Mira mamá! ¡Mira papá! Mereció la pena el largo viaje solo por ver sus caritas de emoción: el columpio que había junto a la escalera, el lavabo del cuarto de baño, el árbol de los deseos, la habitación, la cocina, el comedor, la ducha efecto lluvia ... No faltaba ningún detalle. Hasta nos habían dejado prestadas dos bicicletas por si queríamos dar una vuelta por la finca. Fue como llegar a nuestra propia casa. 




La casa estaba completamente equipada: aire acondicionado, televisión, wifi, cocina eléctrica, nevera, microondas, plancha, cafetera y el menaje necesario para cuatro personas.

Nos instalamos y dimos una vuelta, descubriendo las demás cabañas, la piscina, el Buda de los deseos y los agradecimientos, y conocimos a Juanito (un perrito que nuestros anfitriones habían recogido en la autovía de Madrid) y al guardián de La Brizna, un mastín muy simpático al que le había dado por comerse los cojines de la piscina y que desayunó con nosotros uno de los días.

Nos dieron la bienvenida Nieves y Antonio,  que nos comentaron todo lo que podíamos hacer por los alrededores, nos indicaron dónde estaba la piscina y además nos sugirieron algunas rutas de senderismo que podíamos hacer con las niñas, además de llevarnos el desayuno todas las tardes en unas cestas de mimbre preparadas con gran cariño.

Vistas desde la Cabaña Roja

Un detallazo: las bicicletas

Cada cabaña tiene un columpio en la puerta

El columpio: el lugar favorito de las niñas 

La cocina: con nevera, cocina eléctrica, microondas ... 

La alacena

Dormitorio principal. Además hay un sofá cama

Ducha efecto lluvia. ¡Queremos una para casa!

El lavabo ¡ideal!¡cómo nos gustó!

Detalles de la puerta principal

Unos maceteros muy cuquis

El árbol de los deseos: también dejamos los nuestros

Cesta del desayuno: pan, bizcocho, cafe, colacao, mantequilla, mermelada, tomate, aceite, fruta

El Volkswagen rosa 

Una ventana al horizonte

La piscina

Preguntad el horario porque hay clases de Aquagim

El Buda de la piscina

Cogimos almendras
Aunque nuestra estancia fue a primeros de Julio, no hizo demasiado calor, lo que nos permitió hacer el Sendero de la Cueva Chiquita junto al río Ruecas, vimos  pinturas rupestres (están al aire libre, no hay que entrar en ninguna cueva y es perfectamente accesible para los niños) y disfrutamos de la naturaleza. Increíble la frondosidad de la rivera del río. Cuando uno piensa en Extremadura no se imagina que pueda haber tanta agua y tanta vegetación. ¡Nos sorprendió!



Pinturas Rupestres de la Cueva Chiquita: Dragón

Frondosidad de la Rivera del Rio Ruecas Alto
En el río vimos peces, renacuajos, ranas, galápagos ...
Un sendero acondicionado y muy fácil para los peques de la casa




Madroños
Y si los días son fantásticos, las noches son extraordinarias, silencio, relax, tranquilidad, solo interrumpida por el canto de los grillos y el ulular de mochuelos y buhos. ¡Vamos una delicia! ¡Creo que no he dormido mejor en mi vida!

Y si os gusta la gastronomía, podéis disfrutar de ella también: productos del cerdo (lomo, jamón, morcillas, cochinillo), aceite, vino, miel, la rosca de muédano, los cortadillos ....

Esta ha sido nuestra galería de fotos de nuestra estancia en La Brizna. Espero que os gusten y que disfrutéis de ellas tanto como nosotros:

¡Estamos deseando volver de nuevo! 

Puedes dejar tu mensaje de agradecimiento en una losa de pizarra
 ¡Muchísimas gracias a Nieves, Antonio y a Mariví por permitirnos disfrutar de unos días increíbles en familia!


Nosotros también dejamos nuestro mensaje 
Si os ha gustado el sitio y queréis disfrutar como nosotros aquí os dejo su página web para que podáis contactar con ellos.


¡Os encantará! os lo aseguro. 

¡Nos vemos pronto!

Blanca