domingo, 25 de octubre de 2015

GALLETAS SALADAS CON ACEITUNAS

Nueva edición mensual de "Una galleta, un cuento" y en mi opinión, una de las más difíciles. He leido y releido el cuento un montón de veces y nada... no se me ocurría nada ... Casi he estado a puntito de no participar, hasta que la bombilla se me encendió y pensé en adaptar una receta al cuento.

Mi propuesta esta vez va a ser salada y no dulce y mis niñas han sido las conejillos de indias y la prueba ha resultado plenamente satisfactoria. Están encantadas con la receta. Para prepararla he usado el producto estrella del pueblo en el que vivo: las ACEITUNAS. 

Arahal, es el primer productor mundial de la aceituna mesa y son muchas las variedades de aceitunas que se cultivan en su término municipal. La receta original (creo que es de un cocinero del pueblo) estaba preparada con aceitunas negras, yo la he hecho con aceitunas recogidas en casa de mi suegra y aliñadas por ella.

El cuento propuesto para el mes de Octubre ha sido "EL GATO CON BOTAS" y lo eligió +Vivi martínez del blog HOY COCINA VIVI que resultó ganadora el mes de Septiembre con una Tarta de manzana y mora impresionante e increiblemente ambientada.

Asi que aquí os presento a mis Gatitos:  GALLETAS SALADAS CON ACEITUNAS. Son un vicio, una vez que empiezas a comerlas no puedes parar de hacerlo.


INGREDIENTES:
- 400 grs de harina
- 100 ml de leche
- 100 ml de AOVE
- una pizca de sal
- 1 cucharadita rasa de levadura tipo Royal
- 18 aceitunas sin hueso picadas
- 1 cucharadita de orégano
- 2 cucharadas de queso curado o viejo puro de oveja rallado


PREPARACIÓN:
1- En un cuenco vertemos la harina, la levadura, la sal, la leche y el aceite, lo mezclamoos todo muy bien y amasamos hasta que nos quede una mezcla homogénea. Formamos una bola con la masa, la envolvemos en film transparente y la dejamos reposar en la nevera unas 2 horitas.
2. Transcurrido ese tiempo, sacamos la masa de la nevera y le incorporamos las aceitunas bien picaditas, el orégano y el queso rallado. Volvemos a amasar hasta que todo quede completamente incorporado.
3. Precalentamos el horno a 200 grados.
4. Con un rodillo extendemos la masa sobre una superficie enharinada con un rodillo hasta que tengan un grosor de unos 5 mm.
5. Se cortan las galletas con el cortador que más os guste (en mi caso, fabriqué uno de gatito sentado) y se van colocando en una bandeja de horno cubierta con papel de horno.
6. Hornear hasta que se pongan doraditas. Notaréis que están listas cuando vuestra cocina coja un olorcito delicioso a pan, orégano, queso y aceitunas.


¡Chic@s, dejadme una esquinita para mis gatitos salados en vuestra mesa dulce!.

Y si queréis conocer las propuestas de mis compañeras, solo tenéis que pinchar AQUI


Si os ha gustado dejadme vuestros comentarios, me encanta recibirlos