4 TIPOS DE MASAS PARA TARTAS Y TARTA DE MORAS CON CREMA DE ALMENDRAS


Cuando me planteo preparar una tarta, lo primero que pienso es en el tipo que base que voy a utilizar.

Existen muchos tipos de masa que se pueden usar como bases para tartas. La fundamental es la MASA QUEBRADA o pasta brisa (término derivado del francés pâte brisée). Esta masa forma una costra consistente cuando se calienta en el horno y se denomina masa quebrada debido a la textura quebradiza que muestra tras el horneado. Según el relleno y la utilización que se le vaya a dar, se le pueden añadir otros ingredientes como ralladura de naranja o limón, licor, azúcar, incluso agua tibia, según la clase de harina que se utilice.

La masa quebrada básica lleva harina, mantequilla, huevo y una pizca de sal.

Como variantes de la masa quebrada está la MASA SABLÉE, que es más rica en mantequilla  y se caracteriza porque es una masa más blanda y desmenuzable que se prepara con azúcar glas y por no llevar levadura; si lleva levadura sería una sablée bretón; y la MASA SUCRÉE que es una masa más firme que las anteriores debido al alto contenido de azúcar que lleva (azúcar refinado normal).

Hay otras bases derivadas de la masa quebrada pero quizá estas dos son las más utilizadas. 

Luego está el HOJALDRE. El secreto de un buen hojaldre está en cómo se trabaja. Hay que extender la masas 5 o 6 veces, cada vez en diferentes sentidos para que al hornearlo quede en forma de finas hojas superpuestas. También hay que dejarlo reposar en el frigorífico entre cada operación para que no quede demasiado blanda. Es trabajoso para hacerlo en casa y tiene el problema de que si lo cubres con crema se puede reblandecer y no quedará crujiente. 

Para utilizar las masas quebradas tienes dos opciones: puedes cubrirlas directamente con el resto de ingredientes y hornearlo todo junto, o también puedes hornear primero la masa cubriéndola con legumbres secas para que no crezca y una vez doradita y crujiente puedes rellenarla con lo que quieras.

Hace unos días mis hijas estuvieron visitando a su tío abuelo Rafael, que tiene un "campito" donde hay varias moreras. Se pasaron la mañana recolectando y me trajeron un cestito lleno de moras silvestres (blancas y negras)  para que les preparara una tarta. Y como a la mamá se le cae la baba con sus niñas, les hice la tarta que querían. 

En esta ocasión opté por utilizar como base la masa sablée e hice todas las preparaciones el día anterior y monté la tarta el día siguiente. 

INGREDIENTES:
Para la masa sablée:
- 100 grs de mantequilla ablandada
- 75 grs de azúcar mascavado en polvo
- 1 huevo
- una pizca de sal
- 150 grs de harina


Para la crema pastelera de almendras:
- 500 ml de bebida de almendra
- 50 grs de mantequilla sin lactosa
- 3 yemas de huevo
- 125 grs de azúcar mascavado
- 50 grs de maicena

Para la decoración:
- Moras silvestres
- Brillo para tartas (Lidl)


PREPARACIÓN:
Masa Sablée:
1. En un robot de cocina tritura muy bien el azúcar mascavado hasta que quede convertido en polvo.
2. Vierte en el vaso de tu amasadora la mantequilla, el azúcar, el huevo y la sal. Bate ligeramente.
3. Añade la harina de golpe y bate unos segundos más.
4. Echa la masa sobre una superficie fría, preferiblemente de mármol o granito y amasa, con las palmas de la mano, hasta que resulte homogénea.
Es una masa blandita. Puede que tengas que añadir un poco más de harina para evitar que se pegue a tus manos. No debes añadir demasiada harina porque la masa quedará muy dura.
5. Bolea la masa y déjala enfriar en el frigorífico durante 30 minutos.
6. A continuación estira la masa con un rodillo y ponla en un molde desmontable cubierto con papel de horno.
7. Déjala enfriar otros 30 minutos antes de hornearla.
8. Precalienta el horno a 180 grados.
9. Pincha la base de la tarta con un tenedor, pon encima papel de horno y unas legumbres secas para evitar que suba la masa.
10. Hornéala durante 15 o 20 minutos. Transcurrido este tiempo, retira las legumbres y el papel de horno y vuelve a hornearla otros 15 o 20 minutos. La tarta estará lista cuando veas que está doradita y que los bordes se despegan de los laterales del molde.
11. Sácala del horno y déjala enfriar muy bien antes de proceder a su relleno.


Mientras se enfría la masa prepara la crema pastelera de almendras:
1. Pon los 50 grs de mantequilla en un cazo al fuego.
2. Cuando se derrita, añade la bebida de almendra y deja que rompa a hervir.
3. Bate las yemas con el azúcar y la maicena en un cuenco.
4. Ve agregando poco a poco la bebida de almendra caliente a la mezcla de huevos, removiendo con mucho cuidado.
5. Echa de nuevo todo el preparado en el cazo y ponlo a calentar, sin dejar de remover,  hasta que espese, pero sin que llegue a hervir.
6. Déjala enfriar muy bien antes de usarla.


El montaje de la tarta es muy fácil: 
1. Pon la masa sablée sobre un plato, fuente, o base para presentar tartas.
2. Rellénala con la crema pastelera de almendras
3. Cubre toda la superficie con las moras silvestres.
4. Prepara el brillo para tartas siguiendo las instrucciones del sobre de Lidl y cubre con él la fruta, le dará un toque brillante y gelatinosa a la superficie de las moras como la de las tartas de las pastelerías
5. Consérvala en la nevera hasta que vayas a tomarla. Aguanta fácilmente 3 o 5 días sin problema.

Yo la hice con moras silvestres porque fue la fruta que me trajeron mis hijas, pero esta tarta admite cualquier otra fruta. En verano hay muchísimas que puedes utilizar: fresas, cerezas, manzanas, nísperos, albaricoques, melocotones, mango, kiwis ... 

Espero que hagas esta receta y si tienes cualquier duda puedes preguntadme lo que sea a través del formulario de contacto del blog o en mis redes sociales. Te contestaré lo antes posible.

¡Nos vemos pronto!

Blanca