lunes, 31 de marzo de 2014

INFANTES

Mi segunda incursión en los Retos de Tia Alia.


Este mes el reto ha tenido de anfitrión otro blog, LA CAJITA DE NIEVES ELENA, unas chicas supersimpáticas que nos presentaron dos propuestas muy diferentes. 

La salada casi dulce era preparar un JAMÓN EN DULCE . Lo de cocinar un jamón me pareció demasiado complicado, además ¿quién se lo iba a comer?. Mis niñas son pequeñas y comen poco. Mi marido y su familia son casi vegetarianos con lo que no se lo iban a comer, yo no me lo podía comer entero y mandarlo a Málaga una vez cocinado iba a resultar un poco complicado, por eso me decidí a preparar la propuesta DULCE. Lo dulce es siempre más socorrido y apetece a todo el mundo. 

La propuesta de Nieves y Elena fue ésta. Había que preparar algo llamado INFANTES.


Desde que acepté el reto he estado investigando acerca de este dulce y ...  aunque parezca mentira no he encontrado nada. Me parece que he sido muy muy torpe o no he utilizado las palabras adecuadas a la hora de buscar. Espero que a partir de ahora se haga famoso este dulce en el mundo 2.0. Lo más parecido que he encontrado han sido los panellets de almendra pero los ingredientes no son los mismos.

Cuando vi los ingredientes me recordó a otro dulce que me gusta mucho y que ya he recogido en el blog, LAS MARQUESAS, tienen un sabor muy parecido salvo por el regustillo que deja el coñac. Si tuviera que explicaros a que sabe os diría que es una mezcla entre el mazapán y las marquesas, el bizcocho queda muy suave y esponjosito.


He adaptado la receta para que salgan unos "12 Infantes", dividiendo a la mitad los ingredientes anteriores, utilicé harina con levadura para que subieran un poquito al hornearse, le añadí una pizca de sal para potenciar el sabor de la almendra y solo utilicé un par de deditos de Crema de Brandy en un vaso de chupito para que los bizcochos no supieran mucho a Brandy y los pudieran comer mis niñas.

INGREDIENTES: (Para 12 unidades)
- 125 grs de mantequilla ablandada
- 100 grs de azúcar
- 100 grs de almendra molida
- 45 grs de harina con levadura
- una pizca de sal
- 2,5 claras (he utilizado las pasteurizadas del mercadona)
- 2 deditos de Crema de Brandy
- azúcar glas para espolvorear

PREPARACIÓN:
1. Precalentar el horno a 180 grados.
2. Montar las claras a punto de nieve (estarán listas si al voltear el bol las claras no se despegan y no caen) y reservar.
3. Mezclar la harina con la almendra molida y tamizarlo todo para evitar que salgan grumos.
4. Batir la mantequilla con el azúcar y la sal hasta que blanquee y esté bien cremosa.
5. Verter sobre la mezcla la crema de Brandy.
6. A continuación añadir la harina y las almendras tamizadas.
7. Por último, añadir las claras montadas mezclándolas manualmente con movimientos circulares de abajo a arriba hasta que queden completamente incorporadas.  

Una vez preparada la masa verterlas en los moldes hasta la mitad, y hornear unos 17 minutos a 180 grados.


Como no tenía ni idea de la forma que debía darles a los INFANTES, los preparé de dos maneras. La mitad los horneé en un molde de mini bundts que son a los que les hice las fotos y la otra mitad en la bandeja para cupcakes. Con estos últimos tuve algún que otro problemilla porque conforme se iban enfriando se separaban de la cápsula de papel.

Una vez horneados dejar enfriar sobre una rejilla. Una vez frios espolvorear con azúcar glass.


Están buenísimos para merendar acompañados de un chocolate a la española bien calentito.

Así de esponjositos quedaron por dentro.


Y así quedó la bandeja cuando finalizó la merienda.


No se si me he acercado a la receta original ... al menos lo he intentado. 

Espero que os haya gustado...



viernes, 21 de marzo de 2014

TARTA DE LIMÓN

Continúo con mi viaje por el libro de Peggy Porschen "Boutique de Pastelería".

La siguiente receta que he preparado ha sido la del PASTEL DE LIMÓN Y LIMONCELLO. Me gustó el aspecto primaveral que le daban las margaritas y que entre sus ingredientes tuviera Lemon Curd. Tenía ganas de prepararlo porque en G+ hubo una temporada en que me llegaban un montón de notificaciones de esta crema y tod@s decían que si estaba tan buena, que había que probarlo; total que como ya tenía la mosca detrás de la oreja, y una vez preparado hay que consumirlo en una semana, esperé a tener una ocasión para poder utilizarlo.  Asi que aproveché que el pasado día 4 de marzo era el cumpleaños de mi marido para hacerle esta tarta, aunque como mis niñas iban a comerla no le puse Limoncello. La próxima vez que la preparé se lo pondré y así comprobaré la diferencia entre una receta y otra.


Para preparar mi LEMON CURD utilicé la receta que +Concha Requena de Azúcar con Amor tiene en su blog y en You Tube.  Aquí os dejo el enlace, es muy sencillo de hacer.


El Lemon Curd lo preparé un par de días antes de preparar el bizcocho. Y el bizcocho el día anterior al cumpleaños de mi marido.

INGREDIENTES: ( Para 3 moldes de 15 cm)
Para el bizcocho 
- 200 grs de mantequilla ablandada
- 200 grs de azúcar
- una pizca de sal
- la ralladura de dos limones
- 4 huevos medianos
- 200 grs de harina con levadura

Para el almíbar de azúcar
- 150 ml de zumo de limón
- 150 ml de azúcar

Para el relleno de crema de mantequilla
- 240 grs de mantequilla
- 240 grs de azúcar glas
- una pizca de sal
- 120 grs de lemon curd.

Para la decoración
- Fondant blanco y amarillo

PREPARACIÓN:
Como siempre en todas las tartas de Peggy, lo primero que hay que preparar es el BIZCOCHO. Siempre el día anterior para que repose y quede más esponjoso. 

1. Precalentar el horno a 175 o 180 grados. 
2. Batir la mantequilla, el azúcar, la sal y la ralladura de limón hasta que la preparación blanquee y esté esponjosa.
3. Batir los huevos a parte e ir agregándolos poco a poco a la mezcla de mantequilla sin dejar de batir. Si la preparación empieza a separarse, hay que dejar de añadir el huevo e incorpore mientras bates 2 o 3 cucharadas de harina. Esto hará que la masa quede ligada. 
4. Una vez esté incorporado el huevo a la mezcla de mantequilla hay que tamizar la harina por encima y remover ligeramente.
5. Dividir la masa en los moldes y hornearlos entre 15 o 20 minutos dependiendo del horno. 
Si usas un solo molde los bizcochos necesitarán más tiempo de cocción. Estarán cocidos cuando al pincharlos con una aguja o brocheta ésta salga limpia.

El mismo día que se prepare el bizcocho, hay que preparar el ALMIBAR porque vamos a remojar el bizcocho mientras esté caliente.
1. Vierte el zumo de limón y el azúcar en un cazo y llévalo a ebullición. 
2. Cocer a fuego lento hasta que el azúcar se haya disuelto.
3. Dejar enfriar.

Una vez horneados los bizcochos, déjalos reposar unos 10 minutos. Luego pinta con el almíbar la superficie de los bizcochos mientras estén calientes, ya que eso hace que el almíbar se absorva con más rapidez.

Cuando los bizcochos estén tibios hay que desmoldarlos y dejarlos enfriar sobre una rejilla. 

Una vez frios hay que envolverlos en film transparente y dejarlos reposar toda la noche a temperatura ambiente. Eso hará que se mantengan jugosos y firmes.


El día que se vaya a consumir hay que preparar la CREMA DE MANTEQUILLA:
1. Batir la mantequilla, la pizca de sal y el azúcar glas hasta que la preparación blanquee y esté esponjosa.
2. A continuación, añadir el lemon curd y mezclar bien.

Ya solo queda montar el pastel. 

Como anécdota contaré que he tenido que multiplicar por tres las cantides a utilizar para hacer la crema de mantequilla, porque si se sigue al pie de la letra las cantidades que dan en la receta del libro os pasará lo que a mí, que no tendréis suficiente para rellenar la tarta ni para cubrirla por fuera. 

Cuando ya lo tenía todo listo, los bizcochos preparados y la crema de mantequilla preparada me dí cuenta que era un poco escasa y que no iba a tener suficiente para todo, con lo cual tuve que buscar una solución rápida, que fue dejar la crema de mantequilla para la decoración exterior y utilizar lo que había sobrado de lemon curd para rellenar la tarta. Aun así la crema fue poca para cubrir todo el bizcocho y eso que no era muy grande (15 cm) por eso me costó mucho trabajo cubrirlo y por eso se transparenta un poco el bizcocho en las fotos. 


La decoración la hice muy primaveral, quería una tarta alegre, así que utilicé calas y margaritas hechas de fondant.

                           



Aguanta hasta una semana despues de haberlo preparado y el bizcocho está más bueno a los dos o tres días de haberlo horneado.


Lo principal es que le gustó a la persona a la que iba dedicada a quien desde aquí le mando un beso. 

miércoles, 19 de marzo de 2014

PAN ROMANO

Hoy es 19 de marzo, Dia del Padre, así que ¡¡¡FELICIDADES PAPÁ!!! 

Vía Pinterest

y felicidades también para todos los Josés, Josefas, Pepes, Pepas, Pepitas, Mª Josés, en especial a mi marido José Francisco que tiene felicitación doble por ser su santo y por ser papá.



Para celebrar el día de hoy, voy a dedicarle la entrada a mi padre.

La receta de hoy la preparé las pasadas navidades. Mi padre llevaba bastante tiempo queriendo que le hiciera un bizcocho que comía cuando era pequeño y que hacía una señora amiga de sus padres cuando la visitaban en verano en su casa. Se llamaba Pan Romano y había localizado la receta en una colección de libros de recetas de los pueblos de Málaga, que se coleccionaban con Diario Sur.

El PAN ROMANO, es un dulce tradicional que solía hacerse por Navidad en un pueblo de la Axarquía malagueña llamado Alcaucín.



Monserrat la panadera que los hace, cuenta que sus abuelos y bisabuelas lo hacían en cacerolas que, posteriormente, introducían en los antiguos hornos de leña. La chiquillería del pueblo esperaba ansiosa que llegase la Navidad porque era la única época en que se confeccionaban.

En Yunquera situado en la Sierra de las Nieves, también en Málaga, se hace igual y recibe el mismo nombre pero incorporan a la masa matalauva.



Mi padre recordaba que era un bizcocho muy esponjoso, así que cuando me puse a hacerlo no sabía si saldría o no la receta. Lo preparé al estilo de Yunquera, porque la matalauva da un sabor muy especial a los bizcochos.

INGREDIENTES:
- 1/2 Kg de masa de pan (masa madre)
- 150 grs de azúcar
- 1 cucharadita de canela
- 5 huevos
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 1 vaso escaso de AOVE
- Matalauva o anís en grano a gusto

Notas:
1.- La masa madre de pan la compré en la panadería de mi barrio. Se la compré a Magdalena de la Panadería La Venta de Arahal. Hay que comprarla el mismo día que vayáis a utilizarla. También la podéis comprar y congelarla, para utilizarla cuando os venga bien. Si sabéis hacerla o tenéis tiempo suficiente podéis prepararla en casa, si no, nuestros amigos los panaderos os la venderán con mucho gusto.
2.- AOVE - Aceite de Oliva Virgen Extra.
3.- De matalauva le puse un par de cucharaditas.


PREPARACIÓN:
1. Precalentar el horno a 190 grados
2. La masa madre se mezcla con el aceite hasta que quede bien ligado todo.
3. Aparte, se baten los huevos y, una vez batidos, se les agrega el azúcar y la canela . Se vuelve a batir todo para mezclarlo bien y lo incorporamos a la masa madre, trabajándolo con las manos hasta que toda quede homogénea.
4. Después se le incorpora el bicarbonato y se vuelve a trabajar someramente.
5. En un molde untando con mantequilla y harina para evitar que se pegue, se echa la masa, horneándolo durante una media hora.

Yo utilicé un molde de corona pero puede usarse cualquier otro, e incluso hornearlo como si fuera un pan.

Para decorarlo simplemente utilicé un poco de azúcar glas espolvoreada a través de un colador.



Como salió un bizcocho muy grande, y tampoco era plan de que mi padre se lo zampara entero, opté por partirlo en trocitos y congelárselos, así, cada vez que le apetezca comer un pedacito solo tiene que sacarlo del congelador.

Y SÍ ... quedó esponjosito.




lunes, 10 de marzo de 2014

TARTA DE FRESONES Y NATA

Creo que ya comenté en otra entrada que había comprado un montón de fresas/fresones tiradas de precio. Ignoro por qué pero este año las fresas están muy baratas. O no hay demanda o hay producción en exceso. 
Cualquiera de las dos cosas me da igual porque en casa nos encantan y si las puedo comprar baratas y son buenas, pues mejor que mejor. Supongo que los agricultores de Huelva estarán preocupados así que a consumir productos de la tierra y productos de temporada. 

Como tenía que aprovecharlas porque no dabamos a basto para comerlas preparé un postre muy rápido y con el que seguro que quedas bien siempre, una TARTA DE FRESONES Y NATA.


Me gustan mucho los postres con frutas sobre todo porque se puede disimular la fruta y los niños se la comen mucho mejor que sola. Por supuesto la nata y la leche condensada ayudan un poco ...


INGREDIENTES:
- 1 kg de fresones
- 1 bote pequeño de leche condensada
- 400 ml (2 vasos) de nata para montar
- bizcochos de soletilla (yo he usado un paquete de los que vende Mercadona y unos cuantos bizcochos de otro paquete)
- zumo de naranja (yo he utilizado cuatro)

No pongo cantidades exactas de los bizcochos y del zumo de naranja porque la cantidad va a depender del tamaño y del tipo de molde que tengáis.


PREPARACIÓN:
1. Limpiar los fresones, reservar unos cuantos para decorar y el resto partirlos en láminas.
2. Montar la nata.
3. Mezclar la leche condensada con los fresones.
4. Bañar los bizcochos en zumo de naranja.
5. Llenar un molde con capas alternadas de bizcochos y fresones mezclados con la leche condensada y  nata, finalizando siempre con una capa de bizcochos.
6. Dejarlo reposar en el frigorífico hasta que cuaje y se pueda desmoldar (unas tres horas).
7. Una vez desmoldado, adornar con nata montada y los fresones que habíamos reservado.

                               

Yo he utilizado un molde con aro desmoldable y he cubierto el fondo con papel sulfurizado para evitar que los bizcochos se pegasen a la base del molde.


Después de preparar la tarta se me ocurrió que en lugar de bizcochos de soletilla podria haber utilizado cualquier bizcocho preparado en casa y cortado en tres capas por ejemplo mi BIZCOCHO DE NARANJA . Os dejo el enlace por si quereis prepararlo en otra ocasion.